Contáctanos: 55 5601 7808
Línea de Servicio las 24 HRS: 55 5604 7295

CÓMO SABER SI NECESITAS UNA CAJA FUERTE EN TU CASA

CÓMO SABER SI NECESITAS UNA CAJA FUERTE EN TU CASA

En la actualidad ha quedado atrás la idea de que las cajas de seguridad son necesarias solo en bancos o grandes corporaciones. Es válido contar con una caja fuerte en nuestro hogar que proteja aquellos objetivos de valor, documentos y dinero, y otros objetos que tienen importancia para nosotros y nuestra familia.

Pero ¿qué guardar en una caja de seguridad? 

Se puede resguadar desde dinero en efectivo, chequeras, documentos, pasaportes, joyas, títulos de propiedad, testamentos, fotos, cartas, pen drives con información importante digitalizada, pequeños objetos sin valor económico, aquella carta o tarjeta que recibimos hace tiempo y significa mucho para nosotros, hasta títulos universitarios y otros elementos importantes de acuerdo a nuestra consideración.

Además, una caja fuerte no sólo resguarda lo que hay en su interior de un robo sino de situaciones fortuitas como incendios, asegurándonos que estos objetos a los cuales les damos valor quedarán intactos.

Razones por las cuáles tener una caja fuerte en nuestro hogar

El objetivo principal es evitar el robo de dinero y objetos de valor como joyas y documentos, pero hay otras razones que enumeramos a

  • Practicidad. Tener el dinero o documento que necesitamos al alcance de la mano, en cualquier día y horario, sin esperar a que abra el Banco.
  • Evitar que objetos de valor se deterioren. Con el paso del tiempo y la exposición al polvo, humedad y otros factores hacen que determinados objetos se deterioren con mayor rapidez. Estos quedarán aislados dentro de la caja de seguridad.
  • Camuflaje. Existen cajas fuertes que está diseñadas para pasar inadvertidas. De esta manera resguardamos los bienes no sólo de cualquiera que busque sustraer nuestros objetos, sino también de personas que visiten la casa, en eventos organizados o el personal contratado. Los lugares para camuflar una caja fuerte pueden ser muchos: En una habitación sin importancia, detrás de muebles, cuadros o espejos, enchufes hasta en el suelo.
  • Prima de seguro. La Compañía de seguros valorará que contemos con una caja de seguridad en nuestro hogar. Este dato repercute en un menor costo en la contratación de la póliza, dado que baja el riesgo de robo de manera directa.
  • Precios adaptados a cada presupuesto. El precio ya no es una variable que limite la compra dada la existencia de un catálogo amplio de modelos adaptados a cada necesidad y presupuesto.
  • Ahorro. Al tener la caja de seguridad en nuestro hogar y no en un banco, por ejemplo, nos permite ahorrar el dinero o prima que se cobra por el alquiler, cada determinado periodo.
  • Resguardo de armas. Si hay armas en el hogar, la caja fuerte es una opción inteligente para guardarlas y no exponerse al uso indebido de las mismas, sobre todo cuando hay menores en el hogar.
  • Protección total. No sólo protege lo que hay en su interior de robo sino también de incendios parciales y totales.
  • Garantía de calidad. La calidad utilizada en la fabricación de las cajas de seguridad en conjunción con el diseño y tecnología hacen del producto un bien durable.
  • Proteger el valor de lo propio. En este apartado queremos remarcar que ante un robo, podremos recuperar el valor económico del objeto robado, siempre y cuando tengamos contratada la cobertura del hogar indicada con una compañía de seguros seria. Lo que no podremos recuperar es el objeto en sí, por ejemplo, una alianza de nuestros abuelos. Si lo que estamos resguardando es ese valor sentimental, solo la caja de seguridad podrá ayudarnos.
  • Privacidad. Puedes guardar lo que necesites, en cualquier momento, sin tener que recorrer lugares para llevarlos a destino. Solo será necesario estar en casa. No llamarás la atención para nada.

En síntesis, contar con una caja fuerte en nuestro hogar es una decisión inteligente. Es una inversión que a largo plazo solo nos dará beneficios. Además, es una manera de resguardar lo propio, lo que tanto esfuerzo nos ha costado, permitiéndonos vivir el presente tranquilos porque hemos tomado las previsiones necesarias para proteger lo nuestro.

Esta decisión nos permitirá disfrutar cada momento ya sea dentro del hogar, en familia y con amigos, como también disfrutando de un viaje, gracias a que prevalecerá la tranquilidad de tener al resguardo los objetos que valoramos.