Oficinas: 55 5601 7808
Atención a clientes y ventas: 55 5604 7295

PRÁCTICAS DE SEGURIDAD EN UNA EMPRESA

PRÁCTICAS DE SEGURIDAD EN UNA EMPRESA

Las buenas prácticas de seguridad en una empresa son fundamentales para reducir los riesgos que pueden afectar sus activos, pues incidentes como la manipulación externa, daño o pérdida de los mismos afectan directamente las finanzas del negocio y, en los casos más graves, comprometen incluso su estabilidad y posibilidades de mantenerse en el mercado. Pensando en ayudar a los empresarios en lo relativo a este tema, decidimos recopilar algunas de las mejores prácticas a aplicar en este rubro. Veamos.

Implementar medidas preventivas

La prevención es clave en materia de seguridad empresarial, pues disminuye en gran medida los riesgos. Cámaras, puertas blindadas, guardas de seguridad, sistemas de vigilancia remotos, control de acceso, cajas fuertes y otras medidas por el estilo le hacen más difícil la tarea a la persona o personas que quieran despojar a la empresa de ciertos bienes.

Además, debemos considerar la modificación de operaciones cuando sea necesario para mejorar la seguridad del negocio. Por ejemplo, a la hora del abastecimiento, momento en que ingresan extraños a las instalaciones, podemos designar un empleado de confianza para que supervise el proceso.

Por supuesto, la prevención recae en el conocimiento claro de la problemática de seguridad que enfrentamos. Para llegar a ello tenemos que elaborar un diagnóstico detallado de la situación de la empresa, incluyendo áreas de oportunidad detectadas, niveles de riesgo observados, acciones prioritarias y recomendaciones específicas para reducir las vulnerabilidades identificadas.

Gestión de los activos

Se refiere a las medidas orientadas a identificar los activos de la organización y determinar las responsabilidades de protección sobre los mismos. Esto implica mantener un inventario actualizado donde se encuentren plenamente identificados y clasificados en función del nivel de seguridad que requieren.

Integración de tecnologías 

El desarrollo tecnológico de los últimos años en materia de seguridad ha sido increíble. Hoy contamos con cajas fuertes de vanguardia, sensores, llaves electrónicas y sistemas de detección y control de ingreso de la más alta calidad tecnológica, que nos permiten minimizar los riesgos de robo y daño a los activos de nuestros negocios.

No obstante, para lograr un óptimo nivel de seguridad no basta con adquirirlas. Debemos integrarlas entre sí, considerar la posibilidad de que sean escalables en el tiempo y, más importante aún, que cuenten con garantías y proveedores de reconocida reputación que puedan encargarse del mantenimiento preventivo y correctivo.

Plan de seguridad de la información

Los datos son activos valiosos. Independientemente del tamaño del negocio, una práctica imprescindible es la implementación de planes de seguridad informática orientados a proteger la información relativa a productos y servicios, financiera, de clientes, secretos industriales, planes de mercado y demás data sensible del negocio.

No olvidarse del factor humano

La intervención humana es indispensable para disminuir la vulnerabilidad de la seguridad de la empresa. Para empezar, tenemos que establecer procesos robustos de selección y contratación de personal, en donde incluyamos estudios de antecedentes laborales, profesionales, penales, de confiabilidad, entre otros en los que vale la pena profundizar.

Pero, sumado a ello, debemos implementar un programa interno de seguimiento que nos permita conocer, aparte de los movimientos de cada empleado dentro del negocio, cambios en el estatus y situación del personal que puedan representar un riesgo para la seguridad de la organización.

Capacitar al personal 

Los recursos humanos son, en muchas ocasiones, el eslabón más débil en un programa de seguridad en una empresa. De poco o nada sirve tener protocolos, políticas, programas y tecnologías de seguridad de alta calidad, si los colaboradores no las conocen, no tienen idea de cómo actuar en situaciones de peligro y no comprenden su papel en la prevención de situaciones de riesgo.

Por eso es importante invertir en capacitación continua que involucre, además de la seguridad de los activos, la seguridad industrial y salud ocupacional de los trabajadores.

Recurrir a empresas especializadas para el traslado de valores

Las empresas de traslado de valores cuentan con la logística, conocimiento, personal capacitado, herramientas y armamento necesarios para transportar de forma segura el dinero o cualquier otro bien valioso. Debemos contratarlos cada vez que vayamos a mover sumas importantes de efectivo.

Al respecto, hay que recordar que, para contratar este servicio, nuestra empresa no tiene que ser una gran compañía y la suma a trasladar tampoco debe equivaler a millones de dólares; estas organizaciones ofrecen planes que se ajustan a las necesidades y perfil de cada cliente.

Para concluir, cabe señalar que resulta ideal que todas estas prácticas de seguridad empresarial sean respaldadas por un proveedor de reconocida trayectoria en el mercado, que nos garantice que las soluciones a adoptar no van a ser mucho más caras que las pérdidas a evitar. Si no existe una buena relación costo/beneficio para el negocio no es justificable implementarlas.