Contáctanos: 55 5601 7808
Línea de Servicio las 24 HRS: 55 5604 7295

¿QUÉ ES LA CULTURA DE PREVENCIÓN Y CÓMO AYUDA?

¿QUÉ ES LA CULTURA DE PREVENCIÓN Y CÓMO AYUDA?

¿Qué es la cultura de prevención?

Es muy importante plantearse qué hacer en caso de una emergencia. La cultura de la prevención es la solución para ese problema. Por las diferentes situaciones que se han vivido recientemente en el país, podríamos pensar que sólo sirve para estar preparados frente a desastres naturales, sin embargo, un acontecimiento de emergencia puede provenir de cualquier acontecimiento que atente contra el bienestar.

Un conocido refrán dice: “es mejor prevenir, que lamentar”, y es precisamente en lo que se enfoca la cultura de la prevención. Es importante saber cuáles son las acciones por realizar en caso de estar en situaciones poco normales y de efectos negativos para las personas.

La cultura de la prevención se fundamenta en el compromiso y la participación de todos quienes puedan estar involucrados ante situaciones poco serenas.

Prevención, responsabilidad de todos

Ninguna persona está libre de sufrir situaciones de riesgo, es por ello que la prevención debe ser un tema integral para ser considerado en todo momento.

Por ejemplo, en el caso de los eventos naturales, es común que las primeras interrogantes surjan por el lado de la prevención, pues si bien no podemos evitar que sucedan, sí podemos prevenir diferentes riesgos asociados a ese tipo de eventos.

Es muy complicado predecir cuáles serán los efectos de los elementos naturales por lo que no se puede detener la fuerza de la naturaleza, pero sí se puede estar preparado. La cultura de la prevención va en aumento ayudando a mejorar las opciones de seguridad.

Las medidas de prevención ante cualquier situación tienen como propósito disminuir el impacto de las eventualidades, sin embargo, hay medidas de prevención que deben ser tomadas por los diferentes actores. En este caso, el gobierno debe asumir su rol preventivo, la sociedad civil el suyo y las personas los de ellos.

El gobierno, por ejemplo, no sólo debe diseñar protocolos de reacción y apoyo a la población, también debe ayudar a generar planes de contención que se deban implementar.

Por su parte, la sociedad civil y otros actores deben de planificar y desarrollar estrategias que permitan la conservación de las personas como fin principal, pero también deben estar al pendiente de lo que las autoridades puedan comunicar y ayudar a difundir los planes y estrategias.

Las personas deben contribuir prestando atención y participando activamente en el diseño e implementación de las políticas de prevención, buscando colaborar y ayudar a que los planes sigan los protocolos establecidos. En la parte de diseño, se requiere que exista un plan ante cualquier amenaza o emergencia ante una situación que no sea normal.

La prevención en el hogar

Una parte de la cultura de la prevención está enfocada a salvaguardar la integridad y la vida de las sociedades, pero otra es una que se enfoca mucho más en los casos más particulares. En concreto, se trata de la prevención dentro del hogar.

Lo más importante es cambiar la mentalidad frente a las amenazas. Para ello se requiere generar conciencia sobre los riesgos y las situaciones que pueden afectar la integridad de los habitantes del hogar.

En este sentido, es muy importante que la generación de conciencia esté acompañada de planes de acción puntual para cada uno de los riesgos que se tengan detectados y la adopción de medidas específicas, tanto preventivas como reactivas. No está de más compartir dichos planes con vecinos.

En la medida en la que se fomente la cultura de la prevención dentro del hogar, será más fácil llevar esas enseñanzas fuera del mismo, de manera que exista una manera segura de actuar en cualquier situación de riesgo fuera de la casa.

Además de prevenir directamente las afectaciones dentro del ámbito familiar, fomentar la cultura de la prevención dentro del hogar ayuda a asegurar el futuro financiero y económico, pues prevenir accidentes o situaciones de riesgo evita que se incurra en gastos no programados.

En este sentido, se vuelve muy importante contar con un seguro para el hogar como un instrumento financiero que se añada a la estrategia pasiva dentro de la cultura de la prevención del hogar.

Utilizar diferentes productos o servicios para la seguridad del hogar, dista mucho de ser un lujo, pues se vuelve una herramienta muy completa para la protección integral del patrimonio familiar y ante cualquier amenaza que pueda aparecer.

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*