Oficinas: 55 5601 7808
Atención a clientes y ventas: 55 5604 7295

¿QUÉ TOMAR EN CUENTA CUANDO SE TIENE UN EMPLEADO DOMÉSTICO EN NUESTRA CASA?

¿QUÉ TOMAR EN CUENTA CUANDO SE TIENE UN EMPLEADO DOMÉSTICO EN NUESTRA CASA?

¿Por qué un empleado doméstico?

Es posible que, por la dinámica del trabajo actual, sea necesario contar con el apoyo de una persona que limpie la casa o que realice labores como el cuidado de los niños o cocine. Este tipo de empleos se vuelven muy comunes pues es muy complicado hacerse cargo de todo eso y realizar estas actividades después de las horas en el trabajo.

Por ello, es fundamental saber hacer una selección adecuada de un empleado doméstico, pues debe ser eficiente para que cumpla con su trabajo de la mejor manera y en el menor tiempo posible.

Abrir el hogar a un desconocido no es fácil. En este tipo de relación laboral se requiere de confianza y recomendaciones de gente calificada. Es por ello que encontrar a la persona indicada puede llevar un tiempo hasta encontrar a alguien que cumpla con requisitos esenciales.

¿Qué se debe de tener en cuenta?

Sigue estos consejos que te permitirán tomar una buena decisión y, sobre todo, generar una buena base de confianza

1. Establecer las necesidades del hogar

Es esencial establecer las necesidades del hogar, determinando claramente cuáles son las labores con las que requerimos apoyo, pues tenerlo claro desde el principio supone claridad a la hora de explicarlo, lo que hace más claro saber qué se busca.

Se debe tener claro además el tiempo que se requiere del apoyo, pues no es lo mismo planear para un trabajo de entrada por salida que para uno de tiempo completo.

Otro de los aspectos que se vuelven esenciales en esta etapa, es saber con cuánto dinero se cuenta, pues es probable que se requiera de mucho apoyo, pero se cuente con poco dinero para destinarlo a este rubro.

Saber qué se necesita y con cuánto dinero se dispone, ayudará a seleccionar mejor las opciones que se presentarán con la búsqueda, pues recuerda que una relación se basa en la confianza y en los acuerdos mutuos y en ese sentido, un buen salario es la mejor forma de lograrlo.

Al haber identificado que en el hogar se deben mantener bajo resguardo algunas de las posesiones más preciadas, ponerlas bajo llave o guardarlas en la caja fuerte familiar. La idea es evitar dejar a la vista ciertos objetos de valor.

Para poder encontrar la ayuda necesaria y respaldada por una compañía establecida, existen empresas que se enfocan en cubrir estas necesidades. No se debe dudar de solicitar ayuda de profesionales. Al buscar al empleado doméstico ideal, se pueden consultar tantas referencias como sean posibles, inclusive las que se encuentren publicados en sitios dedicados a este tipo de ayuda.

2. ¿Qué solicitudes se deben hacer?

La realidad del trabajo doméstico amparado por la ley hace que se vuelva una relación complicada, pues las leyes no amparan a ninguna de las dos partes. Es importante pedir información de referencias personales, pero también de las habilidades, competencias y aptitudes, además de su relación con antiguos empleadores. Si es posible, esta información debe ser solicitada por escrito.

Existen compañías especializadas que se encargan de revisar las referencias personales de las personas que se dedican al cuidado del hogar. Estas compañías recolectarán las referencias necesarias para tomar la mejor decisión.

3. Un seguro de casa

Cualquier actividad en el interior de la casa está sujeta a riesgos. Si bien las leyes no obligan al patrón a ofrecer seguro social cuando se tiene un empleado doméstico en casa, esta opción ahondará en la relación de confianza.

En ese caso, lo importante será contar con un seguro del hogar que tenga cobertura de responsabilidad civil. Los seguros de casa habitación contemplan la protección de los que habitan o vistan los hogares, cubriendo los gastos médicos en caso de accidentes en el interior.

4. Una vez que haya iniciado la relación laboral, habrá una etapa de formación e información

No existen dos casas iguales, pues cada una tiene sus propias formas de organización y necesidades específicas. Es por ello que, al inicio de la relación laboral, debe de haber una etapa en la que se transmitan las reglas del hogar, las tareas que se deben realizar y el cómo realizarlas de manera correcta.

Este paso es fundamental para el apropiado desarrollo del trabajo por parte del empleado doméstico.

0 Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*