Oficinas: 55 5601 7808
Atención a clientes y ventas: 55 5604 7295

SEGURIDAD ESCOLAR: ¿CÓMO CUIDAR A TU HIJO EN EL COLEGIO?

SEGURIDAD ESCOLAR: ¿CÓMO CUIDAR A TU HIJO EN EL COLEGIO?

La protección de la familia es un aspecto de suma importancia y, especialmente como padres, buscamos aumentar la seguridad de nuestros hijos en todo lugar. No obstante, aparte del hogar, uno de los sitios en donde pasan nuestros pequeños la mayor parte de su tiempo es en colegio. Por esta razón, es indispensable tomar medidas que garanticen la seguridad escolar.

A continuación, mencionamos algunos consejos importantes para prevenir situaciones de riesgo en el colegio y cómo podemos hablar con nuestros hijos para que estén alertas durante su trayecto escolar y dentro de este.

Durante su trayecto

Al momento en que nuestros hijos se movilizan en dirección a la escuela, se encuentran con diferentes factores que ponen en riesgo su bienestar. Por ejemplo.

En vías vehiculares

En el caso de que los niños caminen en una vía de alta circulación vehicular deben conocer el funcionamiento adecuado de las señalizaciones de tránsito. Esto incluye pasarse la calle únicamente por los pasos o puentes peatonales, detenerse en el cruce cuando el semáforo peatonal esté en rojo y caminar cuando cambie a verde.

Asimismo, informarles que siempre deben estar atentos a lo que ocurre en la calle, ya que en esta no solo circulan automóviles, sino también bicicletas, patinetas, scooters, motos, y demás vehículos de transporte que puedan transitar en doble sentido. Ciertamente, nunca está demás asegurarse de voltear a ambos lados antes de cruzar.

En el transporte escolar

Si se cuenta con transporte escolar es necesario que como padres conozcamos al conductor de este, obteniendo su número de contacto en caso de cualquier situación. También, ya sea que el colegio o la asociación de padres haya contratado este servicio, lo relevante será que el conductor demuestre sus antecedentes laborales, así como su licencia y otro papel que avale su experiencia en el manejo.

Además, debemos cerciorarnos de que nuestro pequeño tome el autobús escolar en el domicilio, o a unos cuantos pasos de este, y no en una vía pública.

En las cercanías del colegio

Por lo general, las zonas escolares disponen de ciertas facilidades como parques, restaurantes, papelerías y otro tipo de negocios. Sin embargo, esto los pone en contacto con personas extrañas y caminos diferentes que les provoca curiosidad. Esto conlleva a una serie de peligros como los siguientes.

Hablar con personas desconocidas

Un aspecto de gran importancia en seguridad escolar es que nuestros hijos pueden estar en comunicación con personas que desconozcan y justo por este motivo debemos alertarles que no pueden confiar en cualquiera, principalmente si son pequeños de 4 a 9 años.

Aquí, necesitamos platicar con ellos sobre qué tipo de información personal brindan a las personas externas al colegio y con las que no hemos tenido ningún tipo de contacto previo. De esta manera, evitaremos que los niños proporcionen datos sensibles, por ejemplo, dónde y con quienes viven.  Así, aseguramos la seguridad familiar.

Caminar por otros rumbos

Es común que los niños quieran explorar zonas nuevas o que sean influenciados por sus compañeros de escuela a visitar zonas que desconocen. En este tipo de casos necesitamos explicarles que no deben alejarse de la zona escolar y mantenerse a la vista, en donde hay un mayor flujo de gente de confianza.

Dentro de la escuela

En las instalaciones del colegio hay diversas razones de riesgo que se pueden prevenir al implementar las medidas de seguridad correctas.

Para el niño

  • Alertar al niño que puede provocar un accidente, a sí mismo o a otros, al correr y empujar dentro de las instalaciones, los pasillos y salones. Para ello, tendrá opción de divertirse en una zona dedicada, como el jardín de juegos.
  • Notificar que no se distraiga cuando suba y baje las escaleras, y que preferentemente se sujete del barandal.
  • En caso de fenómeno natural, seguir las indicaciones y señalizaciones de los profesores o responsables de la seguridad.
  • Solicitarle que se aleje de objetos punzocortantes, ya que no son para jugar.

Para el padre

  • Organizar con varios padres quién será el encargado de recoger a los niños de la escuela y llevarlos a sus respectivos domicilios, en donde cada semana se varíe el turno.
  • En el caso de que ambos padres trabajen, se puede registrar a un responsable para buscar al pequeño en la hora de salida escolar.

Al tener en cuenta todas estas medidas de seguridad escolar, estaremos más tranquilos en relación a la protección de nuestros hijos.