Oficinas: 55 5601 7808
Atención a clientes y ventas: 55 5604 7295

SEGURIDAD VECINAL: HAZ TU CALLE MÁS SEGURA

SEGURIDAD VECINAL: HAZ TU CALLE MÁS SEGURA

Se dice que “en la unión está la fuerza”, y para hacer frente a la inseguridad, los esfuerzos individuales que hagamos para mantener bien resguardada nuestra propiedad deben complementarse con el esfuerzo colectivo de los vecinos.

Muchas veces pensamos en la policía como el único factor que debe involucrarse cuando hablamos del tema de la seguridad, pero realmente son los propietarios de viviendas, arrendatarios y comerciantes los protagonistas legítimos de la seguridad vecinal.

¿Cómo hacer tu calle más segura?

1. Debemos considerar los puntos de peligro

Las amenazas se localizan principalmente en los flancos débiles, muy raras veces los robos se basan en un análisis previo y completo de una persona o propiedad en específico. Sencillamente se actúa en función de la densidad ocupacional del momento y, qué tan distraído se encuentra el sujeto con el fin de que ese suceso pase desapercibido por el resto de las personas.

¿Cuáles son los principales elementos que juegan a favor del peligro? La facilidad de acceso a nuestra calle, los puntos ciegos o de poco tránsito y falta de vigilancia. Por ello, basta con realizar auditorías a favor de la seguridad en la comunidad que permitan identificar los puntos de vulnerabilidad tanto de la calle como de cada propiedad.

2. Una iluminación exterior adecuada

Una buena iluminación es un factor disuasivo para cualquier peligro y es por eso que la calle no debe tener zonas oscuras. La puerta principal de acceso debe estar bien iluminada y hay que cerciorarse de que todas las zonas comunes, como callejones y hasta parques, estén fuera del alcance de las personas ajenas para evitar que los puntos de luz en estos lugares sean desactivados a propósito.

Asimismo, es importante que la iluminación exterior sea con luces blancas, tanto en las fachadas, aceras y otros perímetros en general. Hay que considerar la instalación de sensores de movimiento que enciendan el alumbrado.

3. Remover los elementos exteriores que faciliten la entrada o huida

Hay elementos, como los andamios y las escaleras móviles, que pueden facilitar el acceso a una propiedad. Dichos elementos pueden, además, entorpecer la visión de los vecinos, por lo que es importante removerlos y así facilitar una mejor vigilancia vecinal cruzada.

Pero ¿qué significa el término anterior? Significa que los espacios cuenten con varios ángulos de visión, es decir, que haya muchos ojos en un mismo lugar. Por ejemplo, todos queremos tener zonas verdes porque eso mejora el aspecto del espacio público o privado; sin embargo, la vegetación no debe impedir la libre visión del lugar. Los árboles deben conservar su tronco limpio de ramas (se recomienda al menos a una altura de un metro). Si se trata de plantaciones como arbustos, no debería superar los 50 cm de altura.

4. Sistemas de alarmas y cámaras de seguridad

Esta es una inversión que vale la pena ya que da un mejor control de acceso a la comunidad. Es aconsejable destinar un poco de nuestro presupuesto en la instalación de videoporteros porque, además de ser elementos disuasivos, permiten la identificación de toda persona.

Recordemos que la dificultad física para la acción desanima a los invasores y esto en parte se logra con un control de acceso a la calle, alarmas o instalando cajas fuertes dentro de cada hogar.

5. Conexión directa con las autoridades policiales

Una práctica que están adoptando muchas comunidades para la seguridad vecinal es tener la conexión directa por radiofrecuencia con las autoridades policiales en caso de un movimiento sospechoso en el lugar.

Ante cualquier siniestro, lo importante es la rápida comunicación con la policía, pues ellos son los responsables de velar por la seguridad en la comunidad.

6. Las asociaciones vecinales

Las asociaciones vecinales tienen como objetivo lograr una mejor convivencia de los vecinos, pero también son estas las que elaboran las normas comunes de seguridad. Por ejemplo, una norma vecinal de seguridad sería que todos se aseguren de que la puerta de entrada se cierre tras el paso, o que el acceso solo sea por llave, la cual únicamente será entregada a los residentes.

Las asociaciones vecinales también tienen la autoridad de acreditar la entrada a ciertos vendedores y operarios.

Además, crear un grupo de alerta vecinal, en donde se incluyan los números telefónicos de cada vecino a fin de alertar de posibles amenazas y mantener una comunicación directa.

7. Una señalización clara y legible

La señalización debe ser legible en los sitios públicos. Los letreros o carteles deben leerse a una distancia de diez metros, ya que no sólo serán útiles para la ubicación, sino que minimizarán la sensación de desorientación e inseguridad.

De manera que, para hacer nuestra calle más segura, hay que ocupar todos los espacios del vecindario y tener muchos ojos vigilantes, los de nuestros vecinos, durante el día y la noche.